Reducción de jornada laboral

La legislación española recoge un conjunto de medidas destinadas a favorecer la conciliación laboral y familiar. Entre ellas se encuentra, precisamente, la reducción de la jornada laboral. Si eres empresario o profesional y esta información te interesa, te animamos a que continúes leyendo.

¿Qué dice el Estatuto de los Trabajadores sobre la reducción de la jornada laboral?

Entre los supuestos de reducción de jornada que se reconocen legalmente en el art. 37 del Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido del Estatuto de los Trabajadores, se encuentran aquellos referidos al cuidado de hijos en los siguientes escenarios:

• Quien, por razones de guarda legal, tenga a su cuidado directo algún menor de doce años o una persona con discapacidad que no desempeñe una actividad retribuida.

• Para el cuidado del menor a su cargo afectado por enfermedad grave, que implique un ingreso hospitalario de larga duración y requiera la necesidad de su cuidado directo, continuo y permanente.

En el primer caso, se podrá pedir una reducción de entre un octavo y la mitad de la jornada diaria, siendo la duración máxima hasta que el menor cumpla los 12 años. En el segundo, la disminución mínima será del 50% y no tiene un máximo establecido, no existiendo en consecuencia un límite concreto en su duración.

El cuidado de familiares necesitados

La reducción de jornada también se aplica cuando el trabajador deba encargarse del cuidado directo de un familiar hasta el segundo grado de consanguinidad, independientemente de su edad, por razones de accidente, enfermedad o edad, y que no realice ninguna actividad remunerada. La reducción de la jornada diaria debe estar entre un mínimo de un octavo y un máximo de la mitad de la misma.

¿Cómo solicitar la reducción de la jornada laboral?

A la hora de solicitar la reducción de jornada por cuidado de hijos, debes realizar una solicitud por escrito a la empresa con 15 días de antelación al inicio de la reducción de jornada o del plazo establecido en el contrato colectivo.

¿Cómo afecta la reducción al salario y a las cotizaciones?

La legislación establece que cuando se disfruta del derecho a una reducción de jornada, el salario va a disminuir en la misma proporción. En este sentido, si la reducción de jornada es de un octavo, el salario mensual se reduce en un octavo igualmente, y así sucesivamente.

En el caso de las cotizaciones, se ven afectadas de distinta forma según el tipo de cotización, el tiempo y el supuesto por la que se solicita la reducción de jornada.

No se ve afectada la cotización para la prestación por desempleo, que se mantiene en el 100% del salario sin reducción. Igualmente la base para el cálculo de las indemnizaciones en caso de que ocurra un despido en el período de la reducción.

​En caso de incapacidad temporal y embarazo de riesgo o lactancia, las cotizaciones se reducen de manera proporcional desde el primer momento.

Las bases de cotización para la jubilación, incapacidad permanente, maternidad y paternidad, así como muerte y supervivencia, varían según el tiempo y tipo de reducción de jornada.

En conclusión, la reducción de jornada por cuidado de hijos y familiares necesitados es una opción muy interesante para la conciliación laboral y familiar, facilitando el bienestar del empleado y la operatividad de la organización.

Si tienes dudas al respecto, te animamos a que contrates nuestros servicios de asesoramiento. En Vidal&Poveda Asesores podemos ofrecerte toda la información que necesites.

Deja un comentario